La limpieza facial, uno de los tratamientos faciales que más necesita tu piel

La limpieza facial es un hábito indispensable para conservar una piel joven y saludable. La piel facial es la más expuesta al polvo y a los diversos contaminantes ambientales que la llenan de impurezas, la irritan y la hacen propensa a desarrollar puntos negros, espinillas y sufrir un envejecimiento prematuro. 

No es suficiente lavarnos diariamente la cara con agua y jabón, y desmaquillarnos de noche, para obtener una limpieza facial profunda y efectiva

Ver Más sobre limpieza facial

En La Parafarmacia en casa sabemos que una limpieza de cutis casera no es lo mismo que una limpieza de cutis en casa, ya que la aplicación de mascarillas faciales caseras o de un exfoliante facial casero puede producirte irritaciones o incluso lesiones en la piel; por eso te ofrecemos una amplia gama de productos, al alcance de todos los bolsillos, para que cuides tu piel de la manera más efectiva y sana.

Limpieza de cutis

La limpieza de cutis o limpieza de cara no es un sistema para parecer más joven; su objetivo es eliminar en profundidad células muertas, las espinillas o puntos negros, y fortalecer los músculos de la cara gracias a los masajes aplicados. Es algo más complejo que un hábito de higiene, como lo es el lavado con cualquier jabón al comenzar y finalizar el día; es esencial que una vez a la semana efectuemos en nuestra casa una limpieza más profunda, con exfoliación y máscaras, conforme a las necesidades de nuestra piel.

¿Cada cuánto tiempo debe hacerse una limpieza de cutis?

No hay una regla única válida para todas las personas y en cualquier circunstancia, diremos que el mínimo es una vez por año, el máximo depende de cada género de piel y las condiciones a las que esté sometida.

1. Una piel normal puede hacerse una limpieza facial cada 3 o bien 4 meses.

2. Las pieles maduras o muy secas necesitan más cuidados, por lo que deberían hacerse una cada 6 semanas como mucho.

3. Las pieles más problemáticas pueden precisar una limpieza incluso más frecuente.

Podemos conseguir los resultados de una limpieza facial profesional si se realiza con la frecuencia adecuada y aplicamos los productos indicados para cada tipo de piel.

Ventajas de la limpieza de cutis

Una vez terminada la limpieza de cutis, la piel está preparada para los cuidados cosméticos diarios, y optimizar sus resultados.

Con la limpieza facial conseguimos los siguientes beneficios para nuestra piel:

1. Hidratamos

2. Suprimimos toxinas

3. Se reduce el acné (menos poros obstruidos)

4. Relajamos y mejoramos la circulación de la cara, ganando elasticidad y reduciendo las arrugas.

Limpieza facial paso a paso

Saber como hacer una limpieza de cutis y los pasos en el orden adecuado es fundamental para conseguir unos resultados satisfactorios.

  1. Limpieza con los productos adecuados a cada tipo de piel para retirar los restos de maquillaje y polución depositada sobre la piel.
  2. Exfoliacióo peeling: Consiste en desincrustar las impurezas más profundas.
  3. Baño de vapor para abrir los poros y los puntos negros.
  4. Extraccióde los puntos negros con cuidado para no dañar la piel y dejar heridas ó marcas.
  5. Hacer un masaje facial extenso sobre rostro, cuello y escote. Este punto es esencial para cerrar los poros y descongestionar la piel tras el drenaje.
  6. Mascarilla: por último, aplicamos una mascarilla personalizada y adecuada a cada tipo de piel, para que gane en hidratación y en elasticidad.

¿Qué coste tiene una limpieza facial profesional?

La limpieza de cutis profesional puede completar nuestros hábitos de limpieza facial.  Una limpieza de cutis puede durar aproximadamente entre una hora y una hora y media. La limpieza de cutis básica tiene 3 partes distintas: limpieza propiamente dicha, masaje tonificante y alimentación.

Si decides hacerte una limpieza de cutis en un centro de estética, una básica puede tener un coste mínimo de entre treinta y cuarenta euros,  evidentemente el precio cambiará conforme los productos que empleen y el tiempo que te dediquen.

Un peeling básico y los tratamientos de láser superan los cien euros y, dependiendo de los activos empleados llegar a los doscientos euros. Además, existen tratamientos específicos para solventar afecciones concretas como la cuperosis, máculas en la piel, bolsas y ojeras, con precios muy diferentes.