¡Oferta!

Irrigador Dental Grifo Klersen

59,95 49,95

El Irrigador Dental Grifo Klersen es un irrigador sin depósito para una completa higiene bucal que consigue mantener, con su uso diario, unas encías sanas y unos dientes cuidados. Se conecta directamente al grifo.

Categoría:

Descripción

Irrigador Dental de Grifo Klersen

Mantén unas encías sanas y unos dientes cuidados con el Irrigador Dental Grifo Klersen, un irrigador sin depósito para mantener, con su uso diario, una completa higiene bucal.

En solo unas semanas, tu higiene bucal mejorará.

¿Cuando usar un Irrigador Dental Grifo Klersen?

El uso de un irrigador oral Klersen está aconsejado por los dentistas para la higiene bucal de cualquier persona, después de cepillarse los dientes por la mañana y por la noche, aunque es aconsejable usar Klersen después de cada comida.

Es especialmente beneficioso en los siguientes casos:

  • Uso de brackets: el chorro de agua facilita la limpieza de brackets y retenedores al llegar a las zonas donde el cepillo dental o interdental no llega.
  • Implantes: un irrigador Klersen ofrece una excelente higiene bucal oral a las personas que tienen implantes dentales.
  • Prevención de caries: el irrigador para grifo elimina las bacterias en la zona interdental, evitando que creen la placa bacteriana y provoquen la aparición de caries.
  • Problemas periodontales: evita la inflamación de las encías que se produce por las bacterias acumuladas entre dientes y encías.

Beneficios del Irrigador Bucal Grifo

Un irrigador sin depósito para una completa higiene bucal que consigue mantener, con su uso diario, unas encías sanas y unos dientes cuidados
  • Elimina la placa dental y las bacterias.
  • Previene la halitosis.
  • Facilita a personas con ortodoncia e implantes la limpieza dental.
  • Masajea las encías.
  • Combate la periodontitis.

Como funciona el Irrigador Dental Grifo Klersen

El Irrigador Dental directo al Grifo Klersen es muy fácil de manejar, una vez montado en el grifo basta con abrirlo para empezar a limpiar los dientes inmediatamente con agua de la red de agua corriente. Sin electricidad y utilizando únicamente el agua necesaria.

Con el ajuste del grifo puedes controlar tanto la temperatura del agua, adaptándola a tu gusto, como la potencia del chorro del irrigador.

El bajo peso y tamaño de este irrigador dental para grifo hace que sea absolutamente cómodo de llevar en cualquier viaje o desplazamiento fuera de casa.

Sin tanque de agua, sin agua estancada y sin gérmenes. Sostenible y ecológico.

Montaje del irrigador dental de grifo

  1. Retira el filtro del extremo del grifo: puedes utilizar la llave ajustable.
  2. Enrosca el adaptador metálico de Klersen en el grifo.
  3. Inserta la manguera con una leve presión en la llave del adaptador.
  4. Une la manguera con la boquilla del irrigador con una leve presión.
  5. Gira 90º la palanca del conector para que el agua comience a correr por la boquilla.
  6. Una vez finalizada la limpieza retira la manguera presionando la pestaña azul del adaptador.

Uso del Irrigador Klersen

  1. Usa inicialmente una presión baja hasta que te acostumbres al irrigador dental (regulando la potencia y temperatura del chorro).
  2. Dirige, siempre dese la encía hacia el diente, el chorro de agua en ángulo recto hacia los dientes y hacia los espacios interdentales para eliminar los restos de comida.
  3. Guía suavemente el chorro de agua hacia las bolsas gingivales. Esto eliminará la placa restante, oxigenará las bolsas periodontales y eliminará las bacterias dañinas.

Ver el manual del Irrigador Dental Grifo Klersen. Garantía de 1 año desde la compra.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.