La sal mesa común que utilizamos está compuesta sobre todo por Cloro y Sodio (40% aprox.), y minoritariamente de otros minerales como magnesio, calcio, fósforo, selenio, zinc y yodo (sal marina).

La sal NO APORTA CALORÍAS, los electrolitos no ofrecen energía al organismo, y por lo tanto, hablando en “lenguaje común” la sal no engorda como muchos creen, pero CONTRIBUYE A LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS por su alto contenido en Sodio.

LOS PROS
Tiene una función reguladora en el equilibrio del agua en el organismo e interviene en la función de la contracción muscular. Su déficit, se asocia a la pérdida de líquidos, deshidratación, baja presión arterial, calambres, fatiga extrema, falta de concentración y debilidad general.

LOS CONTRAS
Por su alto contenido en sodio, la sal consumida en exceso está asociada a la hipertensión arterial y otras enfermedades graves cardiovasculares. Puede ocasionar una menor retención de calcio y originar osteoporosis. También se ha vinculado con el cáncer de estómago.

CIFRAS para verlo más claro
– Mínimo vital de sal que necesitamos: 1,2 gr./día.(500mg de Na)
– Consumo medio actual: 9-10 gr/día.
– Cantidad máxima recomendada: menos de 5 gr/día.
Ten siempre en cuenta que algunos alimentos frescos ya llevan algo de sodio:pescado, huevos, carne roja, etc.

En conclusión, podemos hacer uso de la sal de mesa pero con mucha moderación (preferiblemente Sal marina o sal 0% sodio) y LIMITAR AL MÁXIMO la ingesta de alimentos procesados que representan el 60% de la sal consumida a diario en la actualidad (fiambres, embutidos, comida rápida, snacks, galletas, productos de bollería, comidas congeladas y elaboradas industrialmente).

Opt In Image
SUSCRIBETE Y OBTÉN DESCUENTOS Y VENTAJAS
Se el primero en informarte de novedades y ofertas
  • Recibe cupones de descuento.
  • Novedades sobre productos de tu interés.
  • Benefíciate de ofertas exclusivas.

Podrás darte de baja cuando desees y recibirás exclusivamente información de tu interés.